Virginia Frances Sterrett solo vivió 30 años, pero nos dejó unas ilustraciones que nos transporta a un mundo idílico, romántico y delicado. Las más destacadas las de ‘Las mil y una noches’ y ‘Tanglewood Tales’.

Ariadna y Teseo
Ariadna y Teseo

Mini-biografía

Virginia Frances Sterrett nació en Chicago, Illinois, en el año 1900. Fue una niña introvertida, y prefería quedarse en casa dibujando a salir a jugar con sus compañeros de colegio.

Perdió a su padre a muy corta edad, y su familia se mudó a Missouri para vivir cerca de sus familiares. En esta etapa de su vida comenzó su carrera: ganó varios premios en la Feria Estatal de Kansas (1913) y esto la llevó a centrarse aún más en sus dibujos.

Portada Tanglewood Tales. Virginia Frances Sterrett
Portada Tanglewood Tales. Virginia Frances Sterrett

En 1915 su familia y ella regresaron a Chicago. Allí empezó la secundaria, orientada a estudiar bellas artes. Gracias a su empeño en seguir con su sueño consiguió una beca completa para el ‘Art Institute of Chicago’.

Pero poco duró el sueño de Virginia. Un año después abandonaba la institución para cuidar de su madre enferma. Ella era en ese momento el único pilar fuerte de su familia, y lo dejo todo para dedicarse a la familia.  Pero esto no le impidió seguir con su talento: sacaba adelante a su familia gracias a su trabajo en agencias de publicidad artística en Chicago.

Dibujo de Pluma y tinta. Tanglewood Tales. Virginia Frances Sterrett
Dibujo de Pluma y tinta. Tanglewood Tales. Virginia Frances Sterrett

Un nuevo revés en su vida

Su salud también se resintió y fue diagnosticada de tuberculosis. Resiliente de carácter no se rindió, siguió dibujando y llegaron sus primeros encargos importantes.

En 1919, Penn Publishing Company le encargó que ilustrara un libro: ‘Old french fairy tales’ de la Comptesse de Ségur; recibiría 500$ por ocho acuarelas y dieciséis dibujos a pluma y tinta, y tendría un extra de 250$ si realizaba un dibujo a color para la portada y otros dibujos a tinta para carteles y tableros promocionales. Hizo  su trabajo tan bien y con tanto éxito, que, seguidamente, obtuvo otro encargo similar de la misma compañía, las ilustraciones para ‘Tanglewood Tales‘, un libro de mitología griega para niños donde encontramos grandes historias como la de Ariadna y Teseo, Jasón, Ulises, Proserpina, etc. 

Jasón y el vellocino de oro
Jasón y el vellocino de oro
Proserpina y las ninfas Virginia Frances Sterrett
Proserpina y las ninfas, Virginia Frances Sterrett

En 1923, más aquejada de su tuberculosis, su familia decide mudarse al sur de California, donde el clima era más cálido y mejor para la enfermedad. Se trasladan a Altadena, al pie de las montañas, al norte de Pasadena (ubicación que les sonará de Big Bang Theory). Pero el clima no hace milagros y su enfermedad se hizo más fuerte, por lo que tuvieron que trasladarla a un hospital, el Compton Sanitorium.

el genio y aladin
Aladino y el genio de la lámpara

Tan baja de defensas no podía seguir trabajando a altos ritmos, pero ella no se rindió, quiso seguir con sus encargos desde el sanatorio. Allí ilustró ‘Arabian Nights’ (Las mil y una noches) durante tres largos años, ya que su enfermedad no la dejaba dibujar más rápido.

Las mil y una noches virginia
Portada de ‘Las mil y una noches’

Entre el 29 y 30, su salud pareció mejorar y volvió a casa con su familia. Este periodo de tiempo supuso para ella gran reconocimiento profesional ya que expuso su obra en la Little Gallery de Monrovia y participó en la Feria del Condado de Los Ángeles y en la Feria del Estado de California.

En 1930 trabajó en la que sería su última obra, una serie de ilustraciones para Myths and Legends’Nunca terminó el encargo. Murió el 8 de junio de 1931, con 30 años.

Portada Tanglewood Tales. Virginia Frances Sterrett

Tras su muerte, en el periódico  St. Louis Post-Dispatch se publicó una elegía sobre su vida (publicada el 5 de julio de 1931).

Su logro fue la belleza, una belleza delicada y fantástica, creada con pincel y lápiz. Casi sin educación en el arte, pasó su vida en lugares prosaicos de Occidente y Medio Oeste, hizo fotos de inquietante belleza, sugiriendo tierras orientales que nunca vio y rincones mágicos que nadie conoció, excepto en los sueños de la infancia … 

Tal vez fueron las dificultades de su propia vida lo que le dio al trabajo del joven artista su fantasía. En las escenas imaginativas que dejó en el papel, debe haber escapado de las duras realidades de la existencia.

Viejos cuentos de hadas franceses, Virginia Frances Sterrett, 1920.
Viejos cuentos de hadas franceses, Virginia Frances Sterrett, 1920.

 MÁS INFORMACIÓN 

Si queréis leer los cuentos (en inglés) y ver sus ilustraciones solo tenéis que ir a esta WEB dónde están digitalizados los originales.

Y en Pook Press han reeditado los tres cuentos que ilustró Tanglewood TalesOld French Fairy Tales y Arabic Nights.