Estamos en la sala principal de La Haya, unos momentos antes de la gran reunión de los Estatutos Generales de Holanda en 1651. En unas horas ese panel que se ve al fondo se retirará y se verán las tribunas que ocuparan los representantes de la cámara.

“Gran Sala del Binnenhof, La Haya, durante la Gran Asamblea de los Estados Generales en 1651” (Rijksmuseum)

Lo primero que nos llama la atención es la gran cantidad de banderas y estandartes colgados del techo y las paredes pertenecientes a la Monarquía Hispánica, que se presentan a modo de trofeo de batalla. Según la descripción de la obra una gran parte de las banderas fueron capturadas por Mauricio de Nassau en las batallas de Turnhout (1597) y Nieuwpoort (1600).

En la batalla de Turnhout —durante la Guerra de los Ochenta Años— las fuerzas holandesas derrotaron a la españolas bajo el mando del conde de Varas. Tras la victoria, Mauricio renunció a perseguir a las tropas españolas, volviendo a Turnhout que quedó así en manos de los rebeldes holandeses. Aunque, en pocos días tuvo que abandonar la ciudad ante los refuerzos españoles del archiduque Alberto de Austria. El Tercio de Velasco y a varias unidades de caballería junto a los supervivientes de la batalla avanzaban contra él. Mauricio, siempre prudente, se contentó con lo hecho y se retiró sin presentar batalla llevándose consigo a los prisioneros (unos 500 españoles).

Mauricio envió una misiva al archiduque exigiendo el pago de un cuantioso rescate a cambio de los 500 prisioneros. Si en el plazo de 20 días no era satisfecha la cantidad decretaría su ejecución. Alberto de Austria recaudó el dinero del rescate entre los habitantes de Brabante, liberándolos y evitando así la muerte de sus soldados.

batalla de Turnhout

Varias de las banderas que se ven en el techo pertenecerían al los Tercios españoles que combatieron a las órdenes del conde de Varas, el cual murió en aquella batalla. Según consta por escrito aquellos regimientos eran: El Tercio Italiano del Marques de Trevico al mando de su Sargento mayor, el nuevo Regimiento Aleman del Conde de Sulz, dos Tercios Valones de la Barlotta y del Señor de Afcicurt, además de un regimiento de Caballería española al mando de Nicolao Bafti.

En Nieuwpoort, batalla que se conoció entre los cronistas españoles como “Primera Batalla de las Dunas”, se volvieron a encontrar el Archiduque Alberto y Mauricio de Nassau. Ocurrió el 2 de julio del 1600 y está considerada como la primera batalla —entendemos que de consideración— en campo abierto ganada por los holandeses. Se pudo comprobar que las reformas militares del Estatuder habían funcionado.

La intención del combate era la de tomar Dunkerque para poder destruir la base de los “Corsarios Dunkerqueses” al servicio de la corona de Felipe III. Mauricio no buscaba un enfrentamiento con el Archiduque, pero éste, al enterarse del desembarco holandés salió a su encuentra con tres Tercios y varias unidades valonas, italianas y alemanas.

Tercios marchando en formación durante la batalla de Nieuwpoort

El ejército español se puso en marcha sin descanso, avanzando 45 km en un día y una noche. A su encuentro salió la caballería holandesa junto a 2000 infantes. Los españoles los aplastaron y siguieron al encuentro de Nassau llegando sin detenerse y apostandose sobre unas dunas cercanas a la playa en la que había desembarcado el enemigo.

Sin esperar a que llegase toda la infantería ni descansar de la marcha ni de la batalla, el Archiduque ordena el ataque. El viento en contra tampoco ayudó, haciendo que el descenso de la duna fuera más duro de lo necesario por culpa de la arena que se les caía en los ojos.

El combate fue duro y se desarrolló sobre las dunas. Aparentemente igualado, una carga final de la caballería holandesa desestabilizó a la infantería que ya no pudo más. El Archiduque recibió una herida en la cabeza y la retirada fue inminente, habían muerto más de 2500 de sus soldados y dado muerte a unos 2000 holandeses. Una carnicería.

La batalla según una pintura de Sebastian Vrancx (1640).

A pesar de que Mauricio venció en campo abierto a los Tercios españoles, no pudo sacar provecho de aquella victoria y tuvo que retirarse de la posición poco después. Dunquerke siguió en manos españolas por algunos años más.

En esta batalla perdió la vida el soldado Rodrigo Cervantes Cortinas, hermano de nuestro Miguel de Cervantes Saavedra.

En cuanto al momento que refleja el cuadro, en 1651 tras la muerte de estatúder Guillermo II de Orange-Nassau (el sobrino de Mauricio de Nassau), los Estados Generales llaman a una asamblea especial. En esta asamblea se decidió no designar a un nuevo estatúder. Cargo suprimido hasta que es nombrado estatúder de los Países Bajos el 28 de junio de 1672 el futuro rey de Inglaterra Guillermo III, restaurando una nueva “Era de Estatuders”. Era hijo único y ni siquiera había nacido cuando su padre murió el 6 de noviembre de 1650.

 

En cuanto al análisis técnico de la obra, el artista van Bassen, se adapta a la calidad de los materiales que representa, observando el diferente tratamiento que realiza a los estandartes, personajes o el biombo. Cabe señalar que algunos años más tarde el propio artista se convertirá en uno de los arquitectos “oficiales” de la ciudad de La Haya. Ya en esta obra se puede observar su atención a las formas del edificio y al cuidado con su espacio interior.

El edificio más importante que levantó van Bassen fue el “Het Koningshuis”, hoy demolido. Era el palacio de verano de Federico V del Palatinado. Estaba en la ciudad de Rhenen, cerca de Utrecht, y se construyó entre 1629-1631.

Palacio de verano de Frederick V en Rhenen, (1745)

Datos

  • Título: Gran Sala del Binnenhof, La Haya, durante la Gran Asamblea de los Estados Generales en 1651
  • Autor: Bartholomeus van Bassen
  • Fecha: h 1651
  • Localización: Rijksmuseum de Ámsterdam