Cualladó era un fotógrafo más, uno al uso, que compró una Leica para poder plasmar eternamente a su familia. Pero llevaba dentro la pureza del retratista, ese que de un vistazo reconoce lo especial en alguien y sabe captarlo a través de un plano, la luz y el carrete.

Gabriel Cualladó, retratado por Sanz Lobato
Gabriel Cualladó, retratado por Sanz Lobato

Bio

Gabriel Cualladó nació en Massanassa, Comunidad Valenciana en 1925 y murió hace unos 15 años, en 2003, en Madrid. Fue un gran fotógrafo español y formó parte de los grupos ‘La Palangana’ y AFAL, ambos renovadores de la fotografía española a partir de 1950.

Tuvo que ir a la escuela por las noches, de día el trabajo en el campo apremiaba, hasta que se mudó a Madrid para ayudar en la empresa de transportes de su tío, la cual dirigió a partir de 1949. Con sus primeros ahorros se compró una cámara Capta y ejemplares ‘Arte Fotográfico’. Tenía interés en aprender a hacerlo bien, quería retratar a su primer hijo, era 1951.

gabriel cualladó fotografía
©Gabriel Cualladó, Comunión Gabriel, 1959.

Desde aquí fue un no parar, iba a las mismas actividades que el resto de los padres (meriendas, scouts, comuniones, etc), pero hacía muchísimas fotos. Le puso mucha pasión y se movió fuera del molde de los fotógrafos de los años 50 (muy encasillados en la estética del momento), así fue como consiguió cierta reputación y llegó a obtener varios premios.

Cualladó nunca lo consideró su faceta profesional—esa implicaba dirigir la empresa de transportes—,se consideraba a sí mismo un fotógrafo amateur, pero con algunos premios. Y ante todo, era un gran coleccionista fotográfico. De hecho, es considera el primero en España y su colección era inmensa.

gabriel cualladó
Gabriel con potranco (Cangas de Onís, Asturias)
1963 / Copia de época. ©Gabriel Cualladó

Obra

Sus fotografías tiene secuencia. Podrían verse todas juntas, desde la primera a la última, y tendrían un hilo conductor, el humanismo con el que Cualladó dotó a su obra. También el blanco y negro, que nunca abandonó, o la forma de positivar las imágenes.

Entre sus declaradas influencias están Eugene Smith o Walker Evans, aunque Gabriel Cualladó no buscaba retratar la dictadura franquista (como hizo Smith) ni la crudeza de la crisis (como Evans), sí que buscó en estos fotógrafos – periodistas la forma de tratar, de buscas la esencia en cada persona.

gabriel cualladó
El Rastro. 1980-1981 / Copia de época, 1985. ©Gabriel Cualladó

Podríamos citar a más clásicos, como a Dorothea Lange, pero Cualladó nunca quiso dejar de ser amateur, y fotografiaba a su entorno, buscando lo íntimo, lo ensayístico, sin perder esa conexión con la que empezó trabajar.

Con motivo de su exposición en el Museo de Bellas Artes de Bilbao en 198, se creó el libro “Fotografías de Gabriel Cualladó”, dónde se introdujo una entrevista al fotógrafo. En ella, se muestra llano y sincero, y describe su obra así:

“Yo creo que es una obra sencilla. Nunca he pretendido lo contrario. Una de las cosas que se hacían en los concursos era añadirle a las fotos unos títulos pomposos. En mis fotos no ha habido títulos. Sólo referencias a la persona y el lugar. Lo que haya que decir que lo diga la foto”.

La fotografía le cambió la vida. No a ojos del mundo, pero sí a los suyos propios y a los de su familia. Entro en 1956 en la Real Sociedad Fotográfica, y en el 57 en el famoso Grupo AFAL, el cuál tenía su propia revista y hacía que fotógrafos de toda España pudiesen ver los trabajos de aquellos que estaban fotografiando en la misma época. Pero no solo eso, la revista contenía reportajes de los grandes fotógrafos, como Henri Cartier-Bresson, Ansel Adams, Man Ray o Robert Doisneau, así aprendían otros enfoques, otras luces y contextualizaban lo que ellos hacían.

vieja atocha gabriel cualladó franquismo
Vieja en la estación de Atocha (Madrid).1957 / Copia posterior, 1985. ©Gabriel Cualladó

Ese mismo año, organiza la que es considerada la primera exposición de la llamada renovación fotográfica con Paco Gómez, Rafael Romero y José Aguilar. Ese sería su empujón, en el 58 crea el grupo ‘La Palangana’ con fotógrafos del momento, fueras de molde, como él. Posteriormente los llamarían la ‘Escuela de Madrid’, entre ellos estaban Leonardo Cantero, Paco Gómez, Ramón Masats, Francisco Ontañón, Joaquín Rubio Camín y Gerardo Vielba.

Este grupo, transformado en la ‘Escuela de Madrid’ supuso un movimiento alternativo a lo que era la fotografía en España en ese momento —fotografía de salón y pictorialismo— adaptando el neorrealismo que ya imperaba en Europa y los EE.UU. También supone la revaloración del reportaje fotográfico y de la fotografía social.

niño franquismo gabriel cualladó
Niño con pan en Turégano. 1958 / Copia posterior, 1985.
©Gabriel Cualladó

Lo premiaron en la revista estadounidense ‘Popular Photography’, lo que le permitió exponer fuera de España, en Francia, Italia y Países Bajos. En los 80, formó parte de la revista ‘Nueva Lente’ y participó en los ‘Encuentros de Arlés’ donde expuso su serie sobre el Rastro de Madrid.

Gabriel Cualladó, premios y colección 

Ganó numerosos premios, pero entre ellos, el más importante sin duda es el Premio Nacional de Fotografía en 1994 y en el 98, la medalla de oro en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Y no podemos dejarlo sin hablar de su colección, de la que se llega a decir que fue la que otorgó de género artístico a la fotografía en España.

Fuentes