“¡Oh, capitán!, ¡mi capitán!,

nuestro espantoso viaje ha terminado;

la nave ha salvado todos los escollos,

hemos ganado el premio que anhelábamos;

el puerto está cerca,

oigo las campanas,

el pueblo entero regocijado,

mientras sus ojos siguen firme la quilla,

la audaz y soberbia nave:

Mas, ¡oh corazón!, ¡corazón!, ¡corazón!

¡oh rojas gotas que caen,

allí donde mi capitán yace, frío y muerto!”

Primer párrafo del poema “O Captain ,My Captain” de Walt Whitman

Sin duda: una película de culto; eso por delante, una película que hay que ver cada 10 años y descubrir como cambia en nosotros la manera de entenderla. Por desgracia para muchos, muchas de las escenas que los emocionaban en sus días de instituto, ahora les horrorizan y no alcanza a entender.

¿Qué vemos? 

El Club de los poetas muertos, de Peter Weir, está ambientada en una prestigiosa academia a finales de los años 50, la Welton Academy, posguerra mundial recordemos. Robin Williams interpreta aquí un personaje icónico, el Sr. Keating, profesor de literatura que con sus peculiares métodos introduce teorías filosóficas sobre la libertad individual en sus alumnos, introduciéndolos en la poesía romántica. Apenas pueden creer lo diferente que es la vida desde que su nuevo profesor, arquetipo del profesor librepensador, los ha desafiado a “hacer que sus vidas sean extraordinarias”.

Estos muchachos no son más que “inversiones” de sus padres, está ahí para convertirse en médicos, abogados, banqueros… a deseo de sus progenitores. Pero están en la edad de la curiosidad y la incertidumbre, llenos de vitalidad y sueños propios, la poesía les permite alcanzar con palabras lo que no tienen oportunidad de hacer en la vida.

Inspirados por Keating, los chavales resucitan “El Club de los Poetas Muertos”, un club secreto donde, sin las limitaciones y expectativas de la escuela y sus padres, dejan que sus sueños vuelen. Cuando Keating comienza a leerles poesía en clase, descubren no solo la belleza del lenguaje, sino también la importancia de vivir y de aprovechar cada  momento (Carpe Diem).

Pero los poetas muertos pronto se darán cuenta de que su nueva libertad individual puede llevar a consecuencias trágicas.

Conclusiones

El título ya nos adelanta que aquellos librepensadores (los poetas románticosestán condenados, muertos, pero la historia misma del film nos enseña que siempre serán recordados por personas lo suficientemente valientes como para recitarlos.

La dosificación de las cargas dramáticas en toda la película terminan con el “subidón” final cuando los alumnos del profesor Keating se suben a las mesas recitando una de las lecciones que jamás olvidarán.

John Keating sigue siendo el profesor que todos hemos querido tener.

Algunas frases de Keating en la película:

*Sólo al soñar tenemos libertad. Siempre fue así y siempre será.

*No leemos y escribimos poesía porque es bonita. Leemos y escribimos poesía porque pertenecemos a la raza humana. Y la raza humana está llena de pasión. La medicina, el derecho, los negocios y la ingeniería son carreras nobles y necesarias para la vida. Pero la poesía, la belleza, el romanticismo, el amor… son las cosas que nos mantienen vivos.

5.0.2

*Hay un momento para el valor y otro para la prudencia. El que es inteligente, sabe distinguirlos.

*Robert Frost dijo: ‘Dos caminos divergían en un bosque y yo tomé el menos transitado. Y eso lo cambió todo’. Quiero que encuentren su propio camino, en cualquier dirección, con estilo orgulloso, con estilo tonto, como sea.

*Me he subido a la mesa para recordarme a mí mismo que debemos mirar constantemente las cosas de una manera diferente. El mundo se ve distinto desde aquí arriba. Si no me creen, vengan a probarlo.

*Cuando lean, no consideren sólo lo que el autor piensa, consideren lo que ustedes piensan.

*Thoreau dice que la mayoría de los hombres viven en desesperación silenciosa. No se resignen a ello. Libérense. No caminen por la orilla, miren a su alrededor. Atrévanse a ir lejos y encontrar nuevos terrenos.

*En mi clase aprenderán a pensar por Uds. mismos. Aprenderán a saborear la palabra y el lenguaje. Porque, a pesar de lo que les digan, la palabra y las ideas pueden cambiar el mundo.

*Carpe Diem. Porque somos alimentos para gusanos, señores. Porque aunque no lo crean, un día todos los que estamos en esta sala dejaremos de respirar. Nos pondremos fríos y moriremos. Aprovechen el día, muchachos. Hagan que sus vidas sean extraordinarias.

FICHA TÉCNICA

  • Título original: Dead Poets Society
  • Año: 1989
  • País: USA
  • Director: Peter Weir
  • Guion: Tom Schulman
  • Música: Maurice Jarre
  • Reparto: Robin Williams, Ethan Hawke, Robert Sean Leonard, Josh Charles, Gale Hansen, Dylan Kussman, James Waterson, Allelon Ruggiero, Kurtwood Smith, Alexandra Noel, Norman Lloyd, Leon Pownal
  • Género: Drama
  • Premios: Óscar al mejor guion