Un atisbo de ti entra en mi mente. Fuera, por favor, fuera. No hagas más difícil algo que quedó sin solución.

No me reclames algo tuyo que no conseguí.

Un amigo me cuenta que el amor le mata. Pensé que los hombres no amaban. Pero sí aman, un amor líquido que tal como viene se va. Un amor que dura unas semanas y que necesita de lo carnal para perdurar. Somos personas enamoradas cada tres semanas, y que posan los ojos sobre muchos culos. ¿Me dejas ? ¿Te gusta otro chico? No, simplemente sondeaba. Necesitaba volver a sentirme deseada.

¿Yo ya no lo consigo? Solo a veces.

Triste realidad que me persigue, semana sí, semana también.

Pero que bonito es el amor del fin de semana. Solos tú, él, y la cama.

¿Qué culpa tiene el aire que corta tu mirada?

¿Que culpa tiene cada palabra? ¿Y que con ella me hagas pedazos el  alma?

Ninguna. Nadie. Jamás. Nunca.

«Quédate, amor». «No, el taxi me espera abajo».