Primera Guerra Mundial, sufragismo, cárceles de mujeres. Podríamos decir que este libro gira entorno a esos tres pilares temáticos, pero no, el verdadero tema es la mujer: “la Mujer Cautiva, la Mujer Libre, la Gran Mujer, la Mujer Feminista, la Mujer Doméstica, la Mujer Apasionada, la Mujer Cosmopolita, la Mujer Pueblerina… la Mujer”.

ann vickers
Estalla la I Guerra Mundial y una mujer fuerte se ve abandonada por el hombre de sus sueños, antes que este incluso supiera que estaba embarazada. Finalmente aborta. No crean que esto la destroza, solo reafirma aún más su feminismo, su amor hacia sí misma y genera más empatía aún hacia las personas de su mismo género.
Hablamos de Ann Vickers, una luchadora nata, creyente fiel en los talentos de las mujeres y en su poder de decisión, en una época en la que aún se nos consideraba meros adornos y al nivel intelectual de un niño.
La protagonista es lo más parecido a un asistente social en la década de los 20 y le da un giro a los centros penitenciarios para mujeres, reivindicando unas mejores instalaciones y proyectos de integración. Su trabajo en este campo la lleva a escribir un libro, a trasladarse a Manhattan y a montar ella misma un centro de acogida para mujeres en libertad provisional.
Cómo no, nadie es perfecto, Ann tiene lo que yo llamo el ‘síndrome del chico malo’, que viene a ser que se enamora de truhanes y malandrines, hombres de pasado dudoso, de presente aprovechado y futuro incierto. Desde su juventud en la universidad hasta su fracaso final, siempre ha tropezado/buscado/encontrado hombres que han arruinado su carrera profesional y su vida.
En última instancia, cuando ya es una mujer de renombre, conoce a un jurista de mente abierta, liberal y muy avanzado en pensamiento para su época. Pero todo acaba como empieza: tienen un hijo y él es procesado por la justicia, lo que mancha el nombre de Ann como profesional.

libro ann vickersReseña 

En el momento de su lanzamiento, en la década de los 50 y 60, se convirtió en un bestseller, tanto que se llevó al cine. Si se pudo extrapolar al film fue por su estilo de narrativa: detallista, realista, casi periodístico.

Aunque el autor dice que los personajes son ficticios, podrían ser reales, ya que en la época en la que se basa hubo reformas en las cárceles. Y parece muy real porque sus personajes están muy bien construidos, formados, con todas sus taras y rarezas. Ann Vickers es el personaje principal, y muchas mujeres se sentirán reflejadas en ella: por su carácter fuerte y luchador, por ser resiliente, a pesar de todo.

ann vickers

No es un libro sencillo, aunque tiene un final muy feliz, de comer perdices. Tiene muchas frases redondas, de las que te hacen twittear, pararte a pensar, reflexionar. Creo que aquellas mujeres que se sientan en una encrucijada deberían leerlo, les ayudará a salir adelante.

Más información 

Es un libro sencillo de conseguir en cualquier tienda de segunda mano, suele tener buen precio (entre 1€ y 4€), aunque también hay nuevas ediciones a precios bajos. La película es de 1933 y tiene una estética clásica del cine de esa época.